Estampado con gubia

Hay muchas maneras de hacer un sello para estampar tela, esta vez elige una placa de linóleo. Necesitas una gubia y una placa de linóleo. Hay que tener mucho cuidado con las manos, porque la gubia es muy afilada. Primero dibujas el diseño sobre la placa, es mejor hacerlo en el medio, así tienes sitio por los lados para quitar el linóleo y te aseguras que el dibujo cabe en la placa. Si tienes un dibujo en otro sitio o papel, cópialo con un papel de calco. Si nunca lo has usado, el lado que mancha va sobre la placa del linóleo. La pintura se quita fácil del linóleo y así puedes usar el sello más veces.

Gubia y resortes

Cuándo empiezas con la gubia, usa un resorte fino para ir justo por encima de la linea del dibujo que has hecho, después utiliza un resorte más grueso para quitar las partes que no queremos. Quita bastante linóleo pero sin llegar a atravesarlo, el suficiente para que cuándo pongas el sello sobre la tela sólo se estampe el dibujo. 

Ya tenemos listo el sello!

Antes de usar la tela lávala bastante, para quitar restos de detergente y que el color penetre bien. Usa una pintura en base de agua y una tela de algodón, porque el algodón absorbe mejor la pintura. Haz siempre una prueba en la tela que vas a usar y así sabrás si hay que quitar más linóleo o poner más o menos pintura. 

Pon la pintura en el sello con un pincel o un rodillo si es más grande. Deja la tela secar durante 2 horas y plánchala unos 20 segundos. Luego lávala sóla a 30°.

Deja una respuesta